Que tipo de mobiliario urbano es mas resistente


El mobiliario urbano que llena nuestras ciudades debe garantizarnos un buen número de servicios y, al mismo tiempo, asegurar su resistencia, ya que el gasto en equipamiento para la ciudad debe ser una inversión a largo plazo que sirva para sacar el rendimiento del gasto ocasionado. Por ello, hay que buscar siempre los materiales que aporten resistencia y calidad como principales objetivos para este tipo tan especial de mobiliario y, para ello, nada mejor que la fibra de vidrio por sus innumerables ventajas y propiedades.

En primer lugar, la fibra de vidrio presenta una capacidad extraordinaria para resistir el desgaste originado por las inclemencias meteorológicas, algo que es esencial para el mobiliario urbano al encontrarse de continuo expuesto a estas agresiones. Sólo hay que fijarse en el material con el que se construyen todo tipo de embarcaciones y de estructuras destinadas a estar a la intemperie. En efecto, la fibra de vidrio es el principal material destinado a este tipo de producciones gracias a su resistencia y las propiedades que tiene.

Por otro lado, la resina de poliéster también ofrece unas grandes ventajas para fabricar todo tipo de accesorios de mobiliario urbano, por lo que no es extraño ver cada vez un mayor número de ciudades que amueblan sus calles y plazas con bancos, marquesinas o jardineras hechas de estos dos materiales.

Pero al margen de la resistencia que presentan estos dos materiales a las agresiones del clima, otra de las características que los hacen destacar como ideales para la fabricación del mobiliario urbano es su gran resistencia a la tracción y a los golpes de todo tipo, lo que asegura una larga vida a cualquier accesorio realizado en base a estos materiales. Esta ventaja se une a un peso realmente bajo, ya que hablamos de dos materiales extremadamente ligeros, lo que es una gran ventaja cuando hablamos de mobiliario urbano, ya que, en muchas ocasiones, este necesita ser transportado de una forma rápida y sencilla, algo que con la fibra de vidrio y la resina de poliéster no implicará ningún inconveniente.

Por último, hay que tratar de la gran plasticidad de estos materiales, lo que hace que cualquier forma imaginable pueda ser fabricada con ellos de un modo muy sencillo y económico. Esto ha servido para mejorar los diseños del mobiliario urbano, tanto para bancos como para marquesinas, ya que la posibilidad de crear nuevas formas y diseños se ve reforzada con unos materiales que, como hemos visto, poseen unas ventajas inagotables.