Como conducir con remolque


Conducir con remolque no es especialmente complicado, pero tampoco podemos hacerlo de la misma manera que si no lleváramos nada enganchado. Seguir algunos consejos prácticos te será de gran ayuda para aprender a manejar con soltura el remolque de tu coche o moto.

A priori no necesitamos ningún permiso especial para remolque, a menos que este supere los 3.500 kg de peso.

Antes de ponernos en marcha, debemos probarnos en la conducción como cuando estamos aprendiendo a conducir, para hacernos con sus características peculiaridades. Hemos de revisar su estado periódicamente (ruedas, luces, frenos, seguridad de su unión al vehículo...) para asegurarnos de que está apto para su circulación.

Los remolques para motos son una opción muy práctica para viajar, ya que es la única manera de llevar objetos y viajar cómodamente en nuestro pequeño vehículo. Según el modelo de nuestra moto, debemos informarnos de cuáles son las características de remolque que puede llevar, según su tamaño, peso y cilindrada, y cumplirlas a rajatabla. En términos generales, hemos de tener en cuenta que la carga no puede superar la mitad del peso del vehículo.

Durante la conducción, son especialmente relevantes la marcha atrás, la frenada y los adelantamientos, ya que cambian totalmente en estas situaciones. La frenada debe ser larga, respetando o incluso aumentando la distancia de seguridad entre vehículos, y tratando anticiparse lo máximo posible a los cambios de velocidad y otros imprevistos durante la conducción. Esto es muy evidente para los adelantamientos, que deberán realizarse con más holgura que cuando vamos sin carga, siendo totalmente conscientes del espacio que ocupamos en la carretera con el remolque.

De entre las condiciones climáticas que repercuten en la conducción con remolque, la más peligrosa es el viento, especialmente cuando el lateral o transversal, ya que la superficie sobre la que ejerce su fuerza ahora es mucho mayor y tenemos la misma potencia de máquina con la que combatirlo. En estos casos debemos ser prudentes con la velocidad.

En todo momento debemos evitar la sobrecarga del motor, ayudándole a subir las cuestas aminorando la marcha antes de iniciar la subida.

Es fundamental no olvidar las revisiones periódicas, sobre todo antes de iniciar un viaje, y seguir todas nuestras instrucciones, para potenciar la seguridad en carretera y la salud de nuestro vehículo.